La tyopïx

La tyopïx

Inicio > Columnas > La tyopïx

15.oct.2017


Los Chiquitano son una sociedad originaria de las tierras bajas del oriente boliviano, con una población de entre 40.000 y 60.000 (la tercera más numerosa del país) repartida entre las provincias de Ñuflo de Chaves, Velasco, Sandoval, Germán Busch, Ichilo y Chiquitos (departamento de Santa Cruz) y de Iténez (departamento de Beni), así como en tres municipios del estado de Mato Grosso (Brasil). Hablantes de la lengua bésiro (la cuarta más utilizada de Bolivia), se dedican a la agricultura y al trabajo en haciendas locales, y mantienen viva una parte importante de su identidad como pueblo.

Entre los buxikia busúkïro, los instrumentos de viento de los Chiquitano, se cuentan las flautas traversas buxíkh y tyopïx, la flauta vertical natïraixh, las flautas de Pan yoresóx y yoresoka, y la bocina sananáx, entre las más importantes.

También escrito tyoopïx, o incluso topüs o topurr (en algunas fuentes aparece como requinto o requintada), la tyopïx es una flauta travesera de uso muy limitado, que actualmente se encuentra en pleno proceso de desaparición.

Está formada por un tubo de dos segmentos de caña tacuara gruesa (bokimia), en ocasiones un tanto torcidos, de unos 2,5-3 cm de diámetro y 90-100 cm de largo (generalmente la misma longitud que la del brazo extendido del intérprete). El extremo proximal se mantiene cerrado por un nudo natural de la caña, mientras que el distal se deja abierto. Cuenta con una boquilla y dos orificios de digitación cuadrados o, más raramente, circulares, ubicados muy cerca del extremo distal, y a unos 80 y 85 cm del proximal.

Buena parte de la información sobre su construcción, su uso y su repertorio se ha perdido. Algunos retazos de tradición oral aseguran que se tocaba entre julio y octubre, en las fechas de la cosecha del maíz. Otros señalan que su nombre significaría "tiempo de chaqueo", es decir, de poda y tala en la selva, y que se la habría utilizado para avisar de la caída de los troncos, o incluso para despedir a los árboles que acababan de ser derribados. En la primera mitad del siglo XIX, D'Orbigny recogió su uso durante el juego de pelota guatoroch o huitoró, escenificado en Carnaval.

Con las flautas que han sobrevivido hasta hoy pueden obtenerse tres notas en un intervalo de segunda (p.ej. fa-fa#-sol).


Fotografía: Tyopïx. Fuente no registrada.

Contenidos extractados del libro digital de acceso libre Instrumentos musicales de los Chiquitano, de Edgardo Civallero.

© Edgardo Civallero | Creative Commons by-nc-nd